literatura

Reto12Votos Semana 23 – Sociedad

Publicado el

¡Hola amigos de steemit! Tenia tiempo sin pasarme por acá y subir una publicación, pero mi internet sigue muy mal y eso ha afectado a la frecuencia con la que subo publicaciones. En cuanto tuve la oportunidad me pasé a ver mi muro, y me encontré con el #Reto12Votos que organiza la querídisima comunidad de #Club12. Es la primera vez que me animo a participar, simplemente porque su tema de la semana me ha generado mucho interés.

Sé que muchos de los que participan son miembros de @radiosteemit. Quisiera enviarles un mensaje y decirles que estoy muy contenta de participar en otra de sus actividades, me entristece un poco no ser activa por discord, mas mis problemas no me ayudan. Sin embargo les envío muchos saludos. De antemano haré un esfuerzo para cumplir con el reto y apoyar a todos los escritores y lectores que también se animen a escribir sobre la “Sociedad.”

Nuevamente nuestra queridísima @avellana nos trae un tema que puede causar polémica, y en el que se entrecruzaran varias verdades. Me gustaría recalcar que lo que escribiré es simplemente la perspectiva de una adolescente más, una venezolana que día a día ve como su entorno se ve afectado por multiples factores, y cómo la sociedad que en algún momento fue buena, se va deteriorando paulatinamente.

Tenemos entendido que la sociedad es aquel grupo de personas que se relaciona en muchos ámbitos: emocional y físicamente. Una sociedad es un conjunto muy importante, en mi opinión, para el desarrollo de un entorno, de un país, de una nación. Solemos compartir muchas cosas, como la cultura, la religión, costumbres… Creamos lazos muy fuertes, aunque no los vemos, que nos hacen defendernos unos con otros cuando sentimos algún tipo de agresión. La sociedad es un sistema que se equilibra mendiante deberes y derechos, un sistema que se sostiene unicamente con los valores que nos van inculcando desde que tenemos memoria. Ya saben, el respeto, la solidaridad, la honestidad… Sin embargo me duele decir que siento, como venezolana, que nuestra sociedad y la del mundo está cambiando, pero no para bien.

Sí, siento completamente que hemos evolucionado muchísimo, que la sociedad en sí lo ha hecho. Viajemos por un momento, no aquí en Venezuela, sino en todas las partes del mundo y mencionemos algo notablemente diferente a la actualidad: Los derechos de la mujer. Hablemos de la época medieval, del renacimiento, de la época industrial, de todos los períodos de la historia, que incluso se remontan más allá de lo que he mencionado. La mujer nunca fue considerada una persona como tal. Eran usadas como objeto sexual, no tenían derecho a opinar, a trabajar, a leer o escribir, no tenían derecho a votar… Y bueno, un sinfín de cosas más. Lo mismo ocurre con aquella época en donde los de piel morena eran considerados inferiores simplemente por ser diferentes. ¿Un negro? ¡Tremenda locura! Los únicos que tenían derecho a ser tratados bien eran los blancos, y así nació la esclavitud.

Pero al igual que avanzamos, retrocedimos considerablemente. Sí, hoy en día ya no vemos con tanta frecuencia esos niveles de discriminación, o no por lo menos en el ambiente en donde fui criada. Siempre veía a las personas que conozco tratarse como iguales, sonreían amigables, divertidos, haciendo bromas sobre el otro sin el objetivo de ofender. Creo que todo era muy ameno, recreativo y armonioso. Aunque claro, no puedo generalizar porque no conozco tanto al mundo como para afirmar que es todo paz y armonía, si fuera así no existiesen las guerras, el hambre, la pobreza, y todos aquellos elementos que nos empobrecen como personas; no hablo realmente del dinero. Hay muchos factores que me alarman como persona, como ciudadana de este país, tal vez sean tantas que no logre abarcarlas todas, así que intentaré ser breve y precisa.

Respeto y su concepción de la nueva generación.

Creo firmemente que el valor más importante para mantener en pie una sociedad es el respeto. ¿Se han imaginado alguna vez lo bonito que debe ser una comunidad grande, donde cada integrante se respete? Nadie intentaría denigrar al otro, robarle, o agredir su integridad física. Aprenderíamos que el diálogo es uno de los mejores métodos al momento de solucionar un problema, de comunicar una opinión diferente, y de igual forma, aceptar las ajenas sin necesidad de estar de acuerdo con ellas.

El respeto se ha ido por completo. Veo a personas de todas las edades discutir por tonterías, en un tono alto y usando palabras denigrantes en contra del otro. Los adolescentes, los futuros jóvenes profesionales ya no ven a los profesores como fuentes de admiración y respeto. Al contrario, se vuelven tan déspotas que a veces me da miedo pensar que convivo con ese tipo de gente. Se han vuelto liberales, mentirosos, impíos e indiferentes ante el dolor ajeno. No piensan en otra persona sino únicamente en sí mismos. Tal vez no me parecería tan grave en chicos de 11 u 14 que están pasando por una etapa de transición, de aprendizaje. ¿Pero de 16 y 17? Incluso de 18. ¿Realmente está bien? ¿Realmente esa es la generación que se convertirá en el futuro del país? ¿Que clase de valores les inculcan sus padres?

El aprendizaje y nuestro futuro.

Me preocupa ver en nuestra querida Venezuela, que esos valores que una vez admiré se han visto tan opacados por la situación del país. Soy una adolescente, y todos los días convivo con mis iguales, con aquellos chicos entre 12 y 17 años. Al principio puedo pensar que sus actitudes son producto de la etapa, pero ¿Es realmente cierto? Sinceramente no lo creo. Veo en sus rostros una preocupación que no debería existir. Ya cuando les preguntan, ¿Qué quieres estudiar? No contestan, no ven el futuro como una posibilidad porque están tan ensimismados en el presente, en el caos que nos rodea, que no hay cabida para la imaginación y las famosas ganas de “echar pa’ lante” Los únicos objetivos que tienen es emigrar, irse a otro país y ver que posibilidades hay de avanzar. ¿Así era antes? No, no lo creo.

La educación en muchos ámbitos se ha visto afectada. Ya no nos esforzamos en avanzar, permitimos que el desánimo nos invada, o por lo menos a la mayoría. Veo a muchos profesores retirados de las aulas, renuncian porque su esfuerzo no es recompensado, ni siquiera con el saber que alguien más está aprendiendo. Mi hermano de siete años no recibe clases con frecuencia y su maestra no parece estar interesada. Entonces, una gran incógnita se me presenta. ¿Que será de aquellos niños y niñas que no llevan buenas bases? Ni de su hogar, ni de la escuela. ¿Que será de la sociedad venezolana si el conocimiento sobre nuestra historia, nuestras costumbres y tradiciones se ha visto tan opacada?

Intolerancia y sus repercusiones.


Fuente.

Cuando no respetamos las opiniones de los demás, y nos empecinamos en refutarlas de muchas formas no agradables, terminamos siendo personas intolerantes. Han salido tantos debates a la luz en esta sociedad, que hablarlas abiertamente se ha vuelto un cliché. El aborto, la homosexualidad, los transexuales, el famoso lenguaje inclusivo, entre otros.

La sociedad tiene normas cuyo objetivo es mantener un orden, una armonía y así se obtenga una convivencia sana. Sin embargo esto ha causado que muchos crean que una actitud determinada es la correcta; queremos controlar la vida de otros en base a nuestras creencias. Si no respetamos opiniones diferentes a la nuestra e intentamos imponerlas como únicas, nunca, pero nunca, llegaremos a resultados satisfactorios. Esto ha causado movilizaciones sociales con resultados no muy buenos, opiniones y agresiones que afectan la integridad física de otras personas. ¿Es necesario llegar a este punto?

>No importa si sigues a una religión, tu sexo, tu orientación sexual, tu identidad de género, tu opinión sobre el aborto y el abuso; importa la actitud que tomas en base a esa creencia o ideología. Y si no eres capaz de respetar una opinión diferente, no llegarás a tener una vida tranquila.


Amigos, espero leer sus comentarios, tal vez mi punto de vista no sea muy controversial, pero vi una gran oportunidad para expresar ciertas inquietudes sobre la sociedad actual, todo desde una perspectiva de una chica no muy madura, que sigue recorriendo el camino de la adolescencia, que espera superar y así superarse como persona.

Gracias por todo, muchos besos y a abrazos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *